En 2012, una dulce historia de un padre que envía el juguete favorito de su hijo al espacio. Construyó un artefacto volador para enviar al espacio, y volver a traer de vuelta a la Tierra, uno de los juguetes favoritos de su hijo, un pequeño trenecito.

… La gran ilusión del pequeño al recuperar su tren favorito

Tardó una hora en alcanzar la estratosfera y 20 minutos en volver a la Tierra. Utilizó un GPS para localizarlo a 27 millas del punto de lanzamiento.

Ron Fugelseth le regaló a su pequeño Stanley de 4 años una increíble aventura espacial.

Ambos, construyeron una plataforma que consistía en un globo meteorológico, una caja de espuma de poliestireno, una cámara de video HD y un viejo teléfono celular para GPS. A continuación, Stanley colocó en el exterior de la caja una varilla de modo que la cámara apuntara constantemente hacia Stanley con el mundo de fondo.

Este padre ha sido mencionado como uno de los siete padres más guays del mundo en La Voz de Galicia por su ingenio, su entrega, su espontaneidad y su ternura.

 

La Voz de Galicia 19/03/2015